Éxito de la tercera edición de “A Santiago por la sordoceguera”

Una comitiva de siete personas ha completado con el apoyo de la FESOCE los últimos 100 km del Camino Francés

11/07/2018

Tercera edición de A Santiago por la sordoceguera

.

El equipo posa frente a la Catedral de Santiago al finalizar la tercera edición de A Santiago por la Sordoceguera

Una nueva edición de A Santiago por la Sordoceguera (2S4DB) fue completada con total éxito entre el 2 y el 8 de julio pasados. En este reto, organizado por la FESOCE, dos personas con sordoceguera, con el apoyo de cuatro mediadores y un estudiante en prácticas, completaron los últimos 100 km del Camino Francés, entre Sarria y Santiago.

Éxito de la tercera edición de A Santiago por la sordoceguera

Después de A Santiago por la sordoceguera 2017, donde la comitiva la formaron 15 personas, 5 de ellas sordociegas, esta vez los participantes son dos repetidores. Maryam, que realiza la ruta por tercer año consecutivo, es una persona sordociega amante de las actividades al aire libre. No tiene restos visuales ni auditivos y hace uso de la lengua de signos apoyada para comunicarse. Estas circunstancias no le impiden apuntarse a las actividades y poner su empeño en completarlas. Es una persona en buena forma física y cada año se ha ido superando hasta realizar la ruta prácticamente en su totalidad por sus propios medios. Los mediadores se turnan para brindarle atención 24 horas.

Fran es un deportista nato y en gran forma física. Repite el reto después de haber participado el año pasado. Tiene cierto resto visual y auditivo y se comunica en lengua oral. Marca el ritmo de la marcha, “nos lleva a todos”, es el comentario general del equipo. Para adecuarse al ritmo de cada usuario las comitivas llevan su propio paso. No hay prisa, cada uno lleva el ritmo que es capaz y el equipo proporciona el apoyo necesario en términos no solo de comunicación, sino también de orientación, equilibrio y ayuda física, según el tipo de terreno y circunstancia: si es un camino pedregoso, si el suelo está mojado, si hay que cruzar un río, etc.

La tercera edición de A Santiago por la sordoceguera cambió de fecha, de septiembre, en las dos primeras ediciones, a julio. Para beneplácito del grupo, el calor no apretó y tampoco hizo tiempo de lluvia, con lo cual las condiciones fueron nobles para caminar. La ventaja de los días largos es que se puede comenzar antes y permite acabar las jornadas a primera hora de la tarde. Así, el tiempo libre es para ocio y descanso, que el equipo disfrutó luego de las exigentes jornadas.

La tercera etapa, entre Palas de Rei y Arzúa fue la más dura. Se trata de casi 29 km con pronunciados desniveles que necesitan cierta estrategia, pero que no pudieron combatir los ánimos, que se mantuvieron siempre en pie y que se vieron compensados con un buen chapuzón al terminar.

También hubo lugar para intercambiar saludos con otros peregrinos, que no escatimaron en alabar el trabajo del equipo. Uno de ellos dijo que, agotado, había decidido claudicar, pero que ver el esfuerzo de estas personas le había dado ánimos para retomar y continuar.

La llegada a Santiago se cumplió el día sábado 7, donde fueron gentilmente recibidos en la Plaza del Obradoiro por una comitiva de la Organización de Discapacidades Sensorial de Galicia – XOGA, miembro de la FESOCE, quienes acompañaron en la merecida celebración.

La FESOCE anima a las personas sordociegas amantes de la naturaleza a apuntarse a la próxima edición de “A Santiago por la Sordoceguera”, prevista para julio de 2019. La organización provee el soporte y la coordinación necesarios.

Más información: 2s4db

Tercera edición de A Santiago por la sordoceguera. El equipo posa en un camino de tierra del trayecto
2018-07-16T14:03:06+00:0011 Jul, 2018|Noticias|