La FESOCE denuncia invisibilidad de la sordoceguera en el Congreso

La falta de un censo y de protocolos de detección centraron la intervención. Las estimaciones indican unas 238.000 personas con sordoceguera en España

18/05/2017

Invisibilidad de la sordoceguera

 

18/05/2017 – La falta de protocolos de detección y de un censo centraron la comparecencia de la FESOCE en el Congreso de los Diputados este 17 de mayo. Ricard López, presidente, intervino en la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad. Comparecieron también los representantes de FOAPS, FASOCIDE y APASCIDE.

Invisibilidad de la sordoceguera

En su exposición, López detalló las dos grandes carencias de la sordoceguera en España. Por un lado, la falta de protocolos que faciliten una detección precoz, un factor básico para evitar esperas por servicios de atención y comunicación adaptados. Por otro, el censo, un instrumento indispensable para el correcto dimensionamiento de los recursos públicos necesarios: profesionales, centros de día, centros residenciales, centros escolares, viviendas adaptadas, ayudas tecnológicas. Todas las atenciones necesitan ser calculadas en relación a la demanda real, es decir, no solo las personas reconocidas actualmente como sordociegas, sino aquellas, posiblemente la mayoría, que siguen siendo casos sumergidos, ignorados, o mal clasificados. España nunca ha realizado un estudio demográfico de este colectivo.

La ley 27/2007 incluye la obligación de establecer un censo, determinar los centros de referencia a crear y establecer los recursos acordes con las especiales necesidades del colectivo. Sin embargo, en 10 años no ha habido avances y solo a principios de este año se puso en marcha el grupo de trabajo para el desarrollo del Reglamento de la citada ley.

La ocasión sirvió también para reclamar la urgencia de incluir la formación profesional de mediadores específicos en sordoceguera en los planes oficiales, ya que las distintas reformas no confieren la formación necesaria para el desempeño en esta área. Otra necesidad es disponer de módulos especiales en residencias y centros de día, así como prever la atención a los mayores con esta discapacidad, que son “los grandes olvidados” en la invisibilidad de la sordoceguera.

En cuanto a la posición en la atención a este colectivo en Europa, López destacó que la posición de España dista de ser buena. Según su criterio, habría “tres divisiones”, de manera que en la primera estarían los países nórdicos, Reino Unido, Holanda y Francia. En la segunda, Italia, Portugal y España, con atención solo para un número limitado de casos; y en la tercera, el resto, donde las atenciones se realizan contando principalmente con voluntariado.

2017-05-22T09:42:14+00:00 19 May, 2017|Noticias|