Segunda edición de “A Santiago por la sordoceguera”

El reto To Santiago for Deafblindness es una iniciativa de la FESOCE, con el apoyo de la Red Europea de sordoceguera (EDbN) y la Deafblind International (DbI)

A Santiago por la sordoceguera

04/09/2017

Este mes de septiembre, cinco personas sordociegas (tres de España, una de Hungría y otra de Escocia) recorrerán los 100 Km que distan entre Sarria y Santiago de Compostela. Araceli y Maryam, que repiten, además de Fran, Gabriel e Irene, han aceptado el reto de realizar A Santiago por la sordocegueras (2s4db), el Camino del 4 al 9 de septiembre. Se trata de la segunda edición después de la primera edición, de prueba realizada el año pasado.

Para realizar esta proeza, cuentan con el soporte de la Federación Española de Sordoceguera (FESOCE), que pone a disposición de estos peregrinos un equipo de 7 personas (6 mediadores y 1 coordinador) que les darán soporte logístico y asistencial durante todo el recorrido.

A Santiago por la sordoceguera

El equipo se reunirá el día 4 de septiembre en Sarria, desde donde recorrerán el Camino Francés, para llegar el día 9 de septiembre a Santiago de Compostela.

A la llegada, la Organización de Xordos de Galicia, XOGA, miembro de la FESOCE, recibirá y acompañará a los peregrinos en la visita a la Catedral.

“Estamos muy contentos de hacer de ” A Santiago por la sordoceguera ” una oportunidad para cinco personas que seguramente no podrían hacer esta actividad sin el soporte de un equipo experto. Una acción como esta ayuda a empoderar a una persona que no puede ni ver ni oír y a darle opciones vitales de esparcimiento y autorrealización”, explica Ricard López, presidente de la FESOCE.

Los cinco peregrinos

Araceli: es una chica catalana de 42 años. Le encanta la aventura, hacer turismo y actividades culturales. También adora caminar por la montaña, pero no pudo hacerlo durante un tiempo a causa de su pérdida de visión. El año pasado ya participó en la primera edición de 2S4Db. Al principio, 100 km le parecieron un reto casi insuperable, por eso dice que nunca olvidará la plaza llena de gente y la emoción al comprobar que había alcanzado su objetivo.

Maryam: es una chica de 37 años de origen marroquí. De carácter dulce y alegre, se lamenta de no poder hacer más actividades fuera de casa. A pesar de tener sordoceguera total, el año pasado se reveló como una caminante rápida y tenaz, capaz de marcar el ritmo de las jornadas. El Camino es una oportunidad para romper con la rutina, charlar, bailar, reencontrarse con los compañeros con los que compartió el año pasado y también hacer nuevas amistades.

Irene: con 63 años y natural de Escocia, es una apasionada de las excursiones al aire libre y las largas caminatas. Hacer el Camino se presenta como una oportunidad de hacer amigos y disfrutar del clima soleado y los largos días de luz natural.

Gabriel: es un chico húngaro de 43 años. Trabaja en la Hungarian Deafblind Association, donde organiza convivencias de verano para personas con sordoceguera. Le encanta viajar, ya sea dentro de su país o al extranjero. Además del Camino, este año hará diferentes rutas, tanto a pie como en bicicleta.

Fran: es un chico catalán de 40 años, de carácter aventurero. Le gusta salir a pasear, disfrutar de la naturaleza y conocer diferentes pueblos y sus historias. Comenta que quiere hacer el Camino como terapia, para honrar a su difunta esposa.

2017-09-22T09:22:56+00:00 7 Sep, 2017|Noticias|