Es una infección severa, incapacitante y con frecuencia potencialmente mortal que se observa en los bebés. Una mujer embarazada que tenga sífilis puede pasarle la enfermedad al feto a través de la placenta.

La sífilis congénita es causada por la bacteria Treponema pallidum, la cual se transmite de la madre al niño durante el desarrollo fetal o al nacer. Casi la mitad de todos los niños infectados con sífilis mientras están en el útero muere poco antes o después del nacimiento.

A pesar del hecho de que esta enfermedad puede curarse con antibióticos si se detecta de manera temprana, las crecientes tasas de sífilis entre mujeres embarazadas en los Estados Unidos han aumentado recientemente el número de bebés nacidos con sífilis congénita.

 

Los síntomas en los recién nacidos pueden abarcar:

. Incapacidad para aumentar de peso o retraso en el desarrollo

. Fiebre

. Irritabilidad

. Ausencia de puente nasal (nariz en silla de montar)

. Erupción en la boca, los genitales y el ano

. Erupción cutánea: comenzando como pequeñas ampollas en las palmas de las manos y las plantas de los pies y posteriormente cambiando a erupciones en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies de color cobrizo, planas o abultadas

. Secreción nasal acuosa

 

Los síntomas en bebés mayores y niños pequeños pueden abarcar:

. Dientes anormales mellados y en forma de clavija llamados dientes de Hutchinson

. Dolor de hueso

. Ceguera

. Opacidad de la córnea

. Disminución en la audición o sordera

. Parches grises con apariencia de moco en el ano y la parte externa de la vagina

. Inflamación articular

. Renuencia a mover un brazo o una pierna adolorida

. Espinillas en forma de sable (problema óseo de la parte inferior de la pierna)

. Cicatrización de la piel alrededor de la boca, los genitales y el ano.

La penicilina se utiliza para tratar todos los tipos de sífilis.

2016-11-04T11:15:29+00:00 8 May, 2012|Etiologías|