La primera conferencia de la Plataforma Europea puso en evidencia las grandes carencias del sistema de datos estadísticos en el que se basan las políticas públicas sobre discapacidad

18/11/2012

La Plataforma Europea de Sordos, Hipoacúsicos y Sordociegos, de la que forma parte la FESOCE con la European Deafblind Network (EDbN), celebró el pasado 15 de noviembre en Bruselas, la conferencia “Mind The Data Gap! Lack of statistics for an effective EU inclusión strategy?”. El objetivo del evento fue el de explicar a las instituciones públicas las dificultades existentes en cuanto a datos estadísticos de calidad sobre personas con discapacidades auditivas específicas, así como los problemas que de ello surgen en lo concerniente a la elaboración de políticas públicas.

La Plataforma Europea de Sordera, Hipoacusia y Sordoceguera es una joven alianza entre 5 ONG’s dedicada a la protección del conjunto de las personas con discapacidades auditivas de todo tipo y desde distintas perspectivas. Las cinco asociaciones son: European Association of Cochlear Implant Users, European Deafblind Network (cuyo presidente es Ricard López, presidente de la Federación Española de Sordoceguera), European Federation of Hard of Hearing, European Federation of Parents of Hearing Impaired Children, y European Union of the Deaf.

En sus mensajes de bienvenida, Ádám Kósa, presidente del intergrupo de Discapacidad del Parlamento Europeo y Yannis Vardakastanis, presidente del European Disability Forum, destacaron la importancia de proyectos como esta Plataforma, voz unida de todas las discapacidades auditivas en Europa.

Lucy Drescher, miembro de la Plataforma, realizó un primer abordaje sobre la falta de datos cuantitativos y cualitativos sobre discapacidades específicas. Uno de los aspectos relevantes de su presentación fue la necesidad de incluir preguntas sobre discapacidad en los censos nacionales de los países miembros, así como en las encuestas a nivel europeo. Un problema habitual en la elaboración de estudios estadísticos es que las personas de avanzada edad no se perciben a sí mismas como discapacitados aunque hayan perdido la visión, el oído o ambos. Por este motivo, hacer las preguntas adecuadas es de capital importancia.

Esta limitación conduce al impreciso dimensionamiento de la población en cuestión, hecho que no contrarresta  que se trata de una población de enormes proporciones.  Para Mark Wheatley, presidente de European Union of the Deaf (EUD), “Si combinamos los distintos datos de cada una de nuestras organizaciones, hay 80 millones de personas con discapacidad auditiva en Europa”. Esta cifra equivale aproximadamente a la población de Alemania y con la incorporación de nuevos datos seguramente la tendencia seguirá en aumento.

Llegados a este punto, el representante de Eurostat, Bart de Norre, explicó los distintos estudios estadísticos en los que trabaja este organismo, así como la dificultad que supone, económicamente, incluir ese tipo de preguntas a través del Eurostat. Durante la ronda de preguntas, uno de sus compañeros fue meridianamente claro al afirmar que “en este contexto de recortes es difícil seguir investigando sobre algunas de estas variables”, hecho que  confirma que el abordaje de la falta los datos de calidad es un objetivo de carácter absolutamente prioritario y en el que la Plataforma no va a dejar de insistir.

Leer II parte: Un 37% de discapacitados en Europa está en riesgo de pobreza

Mensaje de Adam Kosa