• Puede serlo cualquier persona con empatía y sensibilidad, no tiene por qué ser un profesional. Pueden serlo tanto familiares como amigos o cualquiera que se comunique con una persona con sordoceguera.
  • No tiene por qué conocer sistemas de comunicación alternativos al lenguaje oral, sólo voluntad y habilidad comunicativa.