Comunicado de la FESOCE ante el cese masivo de mediadoras en el estado español

La Federación Española de Sordoceguera (FESOCE) se posiciona ante la denuncia de la CGT sobre el presunto despido por parte de FOAPS de todas las mediadoras a su cargo en el territorio español, unas 90, en una acción que dejaría sin atención a más de 500 personas sordociegas y a sus familias

24/04/2020

Imagen de una persona sordociega reconociendo la configuración de las manos de una mediadora

Una persona sordociega reconoce la configuración de las manos de su mediadora

Ante la situación de presunto despido masivo de mediadoras denunciada por la CGT, la Federación Española de Sordoceguera (FESOCE) manifiesta su rechazo a una medida que afecta a las trabajadoras y que causa un enorme perjuicio a las personas con sordoceguera y a sus familias, un colectivo vulnerable que quedaría sin los servicios provistos por tales mediadoras.

Tan lamentable situación es injustificable dado que se trata de atenciones esenciales provistas por entidades con objetivo social. Un servicio que debería adaptarse a las actuales circunstancias en lugar de suspenderse, y volver a la normalidad a la mayor brevedad posible, en contra de lo que se desprende de la denuncia.

La situación del cese masivo de mediadoras deja en aislamiento comunicativo a las personas sordociegas afectadas, exponiéndolas además a una situación de vulnerabilidad sanitaria en una situación tan difícil como la presente. Las personas con sordoceguera necesitan atenciones constantes y pautadas que les permitan una comunicación adaptada, así como acceso a la información y soporte en las áreas de orientación y movilidad. Unas intervenciones que solo puede proveer un profesional de la mediación.

Ver el Comunicado de la CGT: ONCE despide todas sus mediadoras de sordoceguera para defender “la viabilidad económica” de su Fundación

.

Atención a las personas sordociegas durante la alerta

Con el fin de colaborar con las autoridades en estos momentos de alta demanda asistencial, la FESOCE se ofrece a coordinar con las autoridades los servicios necesarios para la atención a las personas sordociegas en situación de confinamiento, hospitalización y en situación de vulnerabilidad o emergencia asistencial.

Llamado a las autoridades ante el cese masivo de mediadoras

La FESOCE, entidad declarada de utilidad pública, insta igualmente a reconsiderar la distribución de recursos públicos destinados a la sordoceguera, toda vez que asociaciones como las que representa ven imposibilitada la realización de los programas por falta de financiación y de apoyo institucional, mientras se observan prácticas reprochables como la que motiva el presente comunicado.

Descuido histórico de la sordoceguera

La situación pone además en evidencia el histórico descuido institucional de la sordoceguera en España, toda vez que sigue sin desarrollarse el Reglamento de la Ley 27/2007, una norma que debe ejecutar el mandato de la realización de un censo de personas con sordoceguera que permita determinar los centros de referencia que se deberán crear, así como el establecimiento de recursos acordes con las necesidades específicas de este colectivo. Un conjunto -estudio, centros y recursos- que continúa en el aire doce años más tarde y que en momentos como los actuales serían de máxima utilidad a los efectos de garantizar los servicios esenciales.