El Govern Balear dificulta la atención a los sordociegos más vulnerables

ABASOC es la entidad autonómica perjudicada por un resultado negativo en la última convocatoria de ayudas del IRPF

04/01/2019

.

Mallorca, 04 de enero 2019 – Subjetividad en los procedimientos y discriminación de atenciones a las personas sordociegas en Baleares es lo que denuncia la Federación Española de Sordoceguera (FESOCE), una vez conocido el resultado de la convocatoria para la subvención de proyectos autonómicos vía IRPF.

ABASOC – Asociación Balear pro Personas con Sordoceguera, miembro de la FESOCE, es la entidad perjudicada en este proceso, según denuncia el presidente de esta última, Ricard López, quien informa que ABASOC resultó rechazada por segundo año consecutivo en la citada convocatoria, pese a haber presentado con total apego a los requisitos el proyecto “Atención y mediación para personas con sordoceguera en Ias Islas Baleares”. La Conselleria de Bienestar Social manifestó que los servicios de atención a este particular colectivo se han concertado con una gran organización, por lo que ninguna otra entidad podrá ofrecerlos, según informa también la FESOCE.

Govern Balear dificulta la atención a los sordociegos

Denuncian que el procedimiento es discriminatorio, desde que puntúa de manera subjetiva los proyectos presentados, para así mantener vigente el citado concierto. “Otorgar solo 46 puntos (de 100) a un proyecto que cumple ampliamente los requisitos es una manera de impedir la prestación de unos servicios muy necesarios. Lo más grave es que deja a un grupo de personas vulnerable sin atenciones. En la Conselleria deberían ser conscientes del perjuicio que eso provoca al colectivo”, afirma López.

La FESOCE explica que ABASOC dirige sus atenciones a un grupo de personas con sordoceguera que no recibe o recibe muy escasas atenciones actualmente y que quedan a la deriva, sin recursos mínimos para sus necesidades de comunicación, orientación y movilidad. La situación actual indica además que no se dedican atenciones a las familias afectadas por tener una persona con sordoceguera ni se realizan acciones de detección de casos, ni de evaluación de necesidades, ni al seguimiento de un programa de atención individual.

Desde la FESOCE reclaman que la Conselleria tome medidas para erradicar las citadas prácticas, que dejan al descuido a personas dependientes y con riesgo de exclusión social.