FESOCE celebra la asamblea general ordinaria 2019

Unanimidad en la aprobación de los informes y en la planificación de las futuras acciones

20/05/2019

Miembros de la Junta directiva de FESOCE posan con el bastón blanco y rojo de la sordoceguera

Representantes de las entidades de FESOCE reunidos con motivo de la asamblea general ordinaria 2019

La asamblea general ordinaria de FESOCE dio inicio el día 13 de mayo con la reunión de la Junta directiva. La sesión tuvo lugar en la sede social de la entidad, en Barcelona. Asistieron representantes de APSOCECAT, AICPV, APASCIDE Aragón y XOGA. CHARGE España y Cornelia de Lange delegaron voto, mientras que ABASOC y ASOCECAN excusaron su asistencia.

Por la parte de la Junta directiva, se aprobó por unanimidad el acta anterior y, con especial entusiasmo, se dio entrada a un nuevo miembro. La Asociación Sordoceguera Comunidad de Madrid – ASOCEMAD, una entidad de nueva constitución, inicia su andadura de la mano de la FESOCE.

Prioridades de la sordoceguera

Por la parte de la asamblea, se procedió a la aprobación del Informe económico y social 2018. En el seguimiento de las actividades 2019, se enfatizó la prioridad de mantener el foco en el desarrollo del Reglamento de la ley 27/2007, de lenguas de signos españolas, una vez constituido el nuevo Gobierno. Es, sin duda, una norma crucial para la atención a las personas con sordoceguera y como tal merece todo tipo de dedicación.

Se comentó, igualmente, el éxito de las actividades de ocio, con un incremento en la demanda de plazas para los Campamentos de verano, al que asistirán 20 usuarios. A pesar de los esfuerzos, la FESOCE no ha podido atender todas las peticiones para este programa. También, aunque con números más modestos, la nueva edición de “A Santiago por la Sordoceguera” ha mostrado buena acogida. Esta actividad cuenta por primera vez con XOGA como coorganizador y Discamino como colaborador.

Sobre otros aspectos, los asistentes coincidieron en la importancia de mantener el Proyecto para el fomento de voluntariado y la formación en sordoceguera. Se trata de una línea de trabajo destinada a una aproximación hacia públicos clave. También hubo consenso en torno a iniciar la implantación de un sistema de gestión de la calidad. Esta iniciativa debe generar una certificación que permita mejores puntuaciones en las convocatorias de subvenciones, un aspecto claramente esencial.

En cuanto a la previsión actividades para 2020, se discutió la necesidad de buscar nuevas fuentes de financiamiento, además de las actuales subvenciones. También en insistir en la urgencia de un censo de casos (que debería derivar el Reglamento de la ley 27/2007), y en la cada vez creciente necesidad de soluciones residenciales adecuadas a las personas con sordoceguera.

Sobre la formación de los futuros profesionales, se ratificó la necesidad de generar contenidos formativos que complementen las carencias curriculares del Ciclo de Mediación Comunicativa vigente. Un programa que a todas luces se presenta escaso en la preparación de mediadores para la atención a personas con sordoceguera.